fbpx
+34 636 584 420 hola@verastronomia.com

Cuando Thuban era la estrella polar

Hace 4.800 años la estrella Thuban (α Draconis) de la constelación del dragón, tuvo el honor de ser nuestra estrella polar. Por aquel entonces el eje de rotación celeste apuntaba directamente a este astro, dejando así en un insultante papel secundario a nuestra actual Polaris, α Ursae Majoris de la Osa Menor.

¿A qué se debe el cambio de estrella polar?

Precesión de los equinoccios

La culpable de estos cambios en nuestra estrella polar es la precesión de los equinoccios. Para que lo entendamos de forma sencilla, además de los movimientos que ya conocemos de nuestro planeta, existe uno que hace que se mueva como si fuera una peonza, provocando que la prolongación del eje de rotación terrestre vaya cambiando lentamente a lo largo del tiempo.

De esta forma, aunque en la actualidad tenemos la suerte de tener a una estrella marcándonos el eje de rotación celeste, pensad que la mayor parte del tiempo no ha habido ninguna estrella marcando este punto, lo cual hubiera dificultado la navegación nocturna cuando el ser humano usaba las estrellas para ello, y por supuesto dificultando la puesta en estación de nuestros telescopios 😛

En la figura a continuación podéis ver como cambia la ubicación del eje de rotación terrestre a lo largo de los milenios. Se trata de la circunferencia naranja que actualmente, alrededor del año +2.000, se encuentra pasando por la actual Polaris.

¿Y en el hemisferio sur?

σ Octantis es, a simple vista, la estrella más cercana al polo sur celeste. Sin embargo no es de mucha ayuda por su poca luminosidad. Es por eso que se usa la constelación de la Cruz del Sur, por su cercanía a dicho punto.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando das tu consentimiento y aceptas nuestra política de cookies. Pincha en el enlace para más información.    Más información
Privacidad