fbpx
+34 636 584 420 hola@verastronomia.com

Nuestra Historia

VerAstronomía

Ningún soñador es pequeño y ningún sueño es demasiado grande

¿Te has preguntado alguna vez, qué pasaría si decidieras abandonar una carrera profesional por una idea? ¿Si decidieras rendirte ante la evidencia de que erraste el camino? ¿Si optaras por volver a escuchar lo que te enseñaste a ti mismo cuando eras solo un niño?

Esa pregunta, que me andaba acechando unos años atrás, reapareció con fuerza al cumplir los 40 años. Y el fruto de responderla es Ver-A-stronomía.

La semilla

De abuelos extremeños y nacido en los años 80, no me avergüenza reconocer que mi afición por la astronomía tuvo su origen en uno de aquellos juguetes de la serie Mediterráneo, «juguetes para compartir«. Posteriormente llegarían para completar mi colección, el «Manual del astrónomo aficionado» de Detlev Block, y otras pequeñas joyas que aún conservo. Siempre me ha puesto ver la cara de los libreros al llevarme libros de ciencia, o ladrillos de informática de más de 1.000 páginas con tan solo 11 o 12 años. Aunque también reconozco que de algunos de ellos no comprendía ni la mitad.

Creo que no debió ser fácil para mis abuelos abandonar su tierra, aunque en su momento se vieron obligados a hacerlo. Cuando posteriormente, en el año 2019, me propuse redescubrir el origen de mis raíces desde la comarca de La Vera, en Cáceres, me llevé una grata sorpresa. Su gente, sus pueblos, su cultura, su gastronomía y sus fiestas me conquistaron y me hicieron sentir como en casa. Y desde entonces una idea fija en mi cabeza: tenía que volver a Extremadura.

El empujón

– Tienes que presentarte a esos premios – me dijo mi mujer. Se refería a los Premios PIE del año 2020, o premios del Programa de Ideas Emprendedoras en el mundo rural. El reto consistía en emprender en un pueblo pequeñito, como el nuestro en La Vera. Y solamente hacía falta la idea.

Yo ya hacía unos años que había retomado mi antigua afición, la astronomía. En ese momento era presidente de una asociación astronómica situada al norte de Madrid y llevaba tiempo haciendo observaciones públicas y fotografías astronómicas. Tenía los telescopios y de repente me di cuenta de que también tenía la idea.

Y fue así como VerAstronomía fue viendo la luz. Y también como el proyecto fue pasando fases. Y al mismo tiempo fue como mis tutores me fueron animando a seguir a tope, porque VerAstronomía pintaba muy bien.

La realidad

No os voy a mentir, yo ya me veía como ganador del concurso y con un premio de 15.000 € en mi bolsillo. No sé si fue un exceso de positividad de mis tutores o una falta de conocimiento del resto de proyectos por mi parte, pero al final no gané nada. Éramos 10 participantes y 4 premios. Y adivinad: me quedé dentro del grupo de 6.

Pero, como le dije a uno de mis tutores, VerAstronomía ya estaba en marcha. Había puesto todo mi empeño en los últimos 3 meses en que aquello funcionara y saliera adelante, y no se iba a quedar en sólo un proyecto. Por lo menos debía convertirse en una posibilidad.

VerAstronomía renaciendo de sus cenizas

Y fue así, como al día siguiente de haber fracasado en los PIE 2020empecé a triunfar en el mundo del astroturismo. Contacté con varias asociaciones y organizaciones de astroturismo en Extremadura, las cuales me animaron a continuar, y me pasaron todo tipo de contactos.

También pedí ayuda al Punto de Acompañamiento para Emprendedores de Plasencia para que me ayudaran a poner en marcha una empresa, porque no sabía ni lo que significaba la palabra autónomo. Y también pedí ayuda al Programa de Mentoring de Extremadura, para que me ayudaran a darle esa chispita de creatividad y el factor diferencial a VerAstronomía.

Un niño que está creciendo

Ver-A-stronomía es a día de hoy como un niño, que lleva poco tiempo en el mundo pero que tiene la ilusión de toda una vida por delante. Aprendemos rápido y con frescura, es lo que tiene ser nuevo en todo esto. No tenemos ideas preconcebidas ni definiciones de lo que debemos ser. Las reglas están para romperlas. Y lo que ahora mismo parece no ser parte de nuestro negocio, en un futuro puede que sea nuestra línea principal.

¿Cuál es nuestro destino? No lo sabemos. Lo único que sabemos es que estamos disfrutando del camino. Que estamos conociendo a personas maravillosas dispuestas a ayudar con cualquier idea disparatada que un loco con ilusión presente. Y que el tiempo dirá hacia donde viajará VerAstronomía.

Solamente una cosa es cierta. Tenemos todo el Universo por delante.

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando das tu consentimiento y aceptas nuestra política de cookies. Pincha en el enlace para más información.    Más información
Privacidad